domingo, 24 de marzo de 2013

Ganó el NO... ¿Quién ganó?

Resulta curioso ver los comentarios generados luego de la consulta para la revocatoria. Algo evidente es que no ha habido una persona o grupo político ganador. Ganó el NO, pero resulta casi imposible identificar al NO, el NO no era una persona, ni un grupo político, y usted podría preguntarse si acaso el NO no era Susana Villarán. No creo.

Posiciones extremas, los diarios de tendencia derechista le han atribuido el triunfo a la ayuda del PPC y Lourdes Flores, pero será cierto que tienen tanto poder de convocatoria. Otros aseguran que el único ganador fue Pedro Pablo Kuczynski (PPK), quien instó a votar por el NO solo a la revocatoria principal, cosa que al final se dio en gran medida.

La alcaldes Susana Villarán
Del otro lado de la barda, acabo de leer un «comunicado» del revocado Eduardo Zegarra, en el que afirma, muy optimista el, vía Facebook que Fuerza Social es un partido grande, artífice del triunfo del NO y que es el futuro de la izquierda peruana. Sinesio López en su blog ha sugerido que la figura realzada en todo esto es la de Maritza Glave, posible candidata de fuerza a otra justa municipal. Lo cierto es que a Susana Villarán la han dejado sin regidores y se ve difícil que pueda obtener una mayoría en las próximas elecciones para regidores, de ocurrir lo cual, tendrá que tranzar para poder gobernar y quedará sola en su laberinto, pasando días bastante aciagos en la alcaldía.

Un factor importantísimo se ha jugado en las redes sociales, y un poco que se ha minimizado la importancia del boca a boca virtual que, valgan verdades, en estos últimos tiempos tiene mayor poder de convencimiento que diez mítines repletos de ayayeros y mascotas bailarinas. Mucha gente votó por el NO pero no por Susana, sino contra el sistema de revocatoria aplicado al caballazo por una mano negra, ¿influyó el audio de Castañeda que pasó Rosa María Palacios? Sin duda. Difícil imaginar a PPK, Vargas Llosa, Lourdes Flores votando por Susana Villarán, descontando a estos personajes y los que ellos llevaron, además de los que, como yo no votamos ni votaremos por ella, pero estamos contra un proceso con sabor a puntapié al tablero, y los advenedizos de último momento, difícil imaginar el partido fuerte del que habla Zegarra, salvo mejor parecer.

Como sea, días duros los que se le vienen a la alcaldesa, que ya debe de estar sudando frío pensando cómo hará para ganarse a los regidores que tendrá a su lado.