jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Encuestadoras corruptas? – El negocio del elector inseguro

Si algo quedará claro luego de estas elecciones es que las encuestas juegan un papel importantísimo en el desarrollo de los procesos electorales. Pero más allá del bien y el mal, habría que preguntarse a qué responde ese poder tan fuerte que ejercen las compañías encuestadoras sobre el electorado. Y la respuesta lógica es que el ciudadano de pie no sabe elegir, es un niño de cinco años al que su mamá (el Estado) le ha castrado toda posibilidad de desarrollo y aún lo alimenta en la boquita.

Si los electores ejercieran un voto consciente y sesudo, seguramente esto no pasaría, porque tendrían muy en claro por quién votar y por quién no votar. Pero el negocio de la ignorancia electoral —y no solo mental en un esfuerzo por mantener a la gente en el limbo mental— es tan lucrativo y nutritivo para los grupos de poder como una enorme mamadera de la que se alimentan todos los políticos, los grandes empresarios y vaya a saber quién más en una enorme y vergonzosa fila.

Mientras el elector esté desinformado, poco interesado por la vida política y prefiera cerrar los ojos a los problemas nacionales no sería mala idea preguntarse qué tan democrático y qué tan lucrativo resulta el voto obligatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate