miércoles, 3 de marzo de 2010

El Monitor Huáscar sigue a flote – ¡Húndete, monitor!

Me enteré en los medios de comunicación de esta noticia y me gustaría comentarla un poco. Resulta que, anclado en la base naval de Talcahuano, cercana a Concepción, el viejo Monitor Huáscar —ya ese es su nombre completo— sigue a flote tras el terremoto y tsunami ocurridos el pasado 26 de febrero en Chile.

La nave, cuya antigüedad es de casi 150 años, sigue allí encerrada como un cóndor en una jaulita o como una orca de esas moribundas que tienen los acuarios para lucirlas como objetos de escaparate. ¡Suelten al monitor!, digo por que no es una reliquia histórica, es un trofeo de guerra. Sinceramente hubiera preferido la noticia de que ya se había hundido y que se había ido para siempre al fondo del mar, es una lástima que el terremoto tampoco pudo hacer lo que Miguel Grau quería, es una lástima realmente. Lamento el terremoto, me solidarizo con el pueblo chileno y saben los que me conocen que admiro mucho el desarrollo del vecino del sur, pero el Huáscar, vamos, el Huáscar deben soltarlo, mientras esté allí va a encender el corazón de muchos fanáticos, que se lo lleve el mar, que se lo trague el Océano Pacífico para que vuelva a ser pacífico. Cada vez que veo una imagen del Monitor Huáscar recuerdo aquel vagón de tren en el que los franceses hicieron firmar la ominosa rendición a Alemania, húndete en las más oscuras profundidades, monitor.

Fue construido en 1846 y sirvió en la Marina de Guerra del Perú hasta la Guerra del Pacífico de 1879, entonces —todos los peruanos lo sabemos y nos lo hacen repetir cuatrocientos millones de veces en la escuelita primaria— fue emboscado y vencido el 8 de octubre de 1879 en el Combate de Angamos por buques de la Armada chilena, luego quedó como trofeo de guerra en la base de Talcahuano. Ahí termina la historia para nosotros los peruanos. Pero lo que no todos sabemos es que tras el combate de Angamos no terminaron los días del Huáscar. Hasta 1897, es decir 18 años más, estuvo esta nave al servicio de la Armada chilena, con bandera flameante y todo. Recién luego de eso, viejo y obsoleto para fines belicistas, fue dado de baja. Desde entonces su chimenea nunca más ha echado humo ni ha vuelto a hacer de las suyas en el mar. Sí, con él se perdieron esas correrías suyas que hicieron que un baile nacional cambiara de nombre y nunca más se llamase sino “marinera”.

Y el Huáscar sigue ahí como esas orcas de los acuarios que un día de tan humilladas, se levantan y parten en dos mitades a sus entrenadoras de turno, sigue allí como ese cóndor del Yawar Fiesta que extiende sus alas y levanta por los aires al toro misitu más embravecido. El Huáscar sigue allí, a flote como para espetarnos a todos los peruanos quiénes somos, como para decirnos cosas que quisiéramos olvidar. Quizá Grau —un caballero a carta cabal— sabía que la voz del monitor nos gritaría desde más allá de los tiempos, que nos diría lo que él no quiso que oyéramos y por eso quiso hundirlo… Pero el monitor sigue a flote, es por eso que le digo desde aquí:


¡Húndete, monitor!

8 comentarios:

  1. Concurro con su opinión sin embargo antes-de hundirse,debemos recuperar Arica y tarapaca......y recuperar el mar de Grau la zona en litigio....si se puede llamar así.....y Grau pueda descansar Tranquilo

    ResponderEliminar
  2. de chico soñaba: voy a formar mi comando pro dignidad y vamos una noche secreta a hacer volar por los aires el huascar. tarea pendiente.

    ResponderEliminar
  3. Así es J Carlos, el Huáscar es como un "amigo de la niñez" al que sería bueno volar por los aires parta que se convierta en arrecife de coral de una buena vez.

    ResponderEliminar
  4. Ah viejo monitor, a pesar de los tiempos, aun tu recuerdo nos persigue como.....como queriendo olvidar tu pasado

    ResponderEliminar
  5. lindos sueños pero la realidad como monumento historico y visible es dificil de creer al tocarlo y verlo , la emocion es de orinarse,y eso se paga como muchos lo sabemos. no tendria el gusto de verlo hundido y mucho menos intencionalmente eso es vulgar; amigos no sean egoistas y enorgullescanse de que esa nave hermosa y poderosa sea vista a las nuevas generaciones de todo el mundo,vealo x el lado cultural grau entenderia porque no estamos en guerra y su nave luce inmaculada salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado freddy roschmann, comparto tu idea. La nota es más bien como un canto inocente, la verdad esas actitudes belicistas y reivindicatorias decimonónicas --puedes verlo en mi blog-- no son lo mío. El tema aquí es jugar con el tema de las ideas que no se dejan morir y curiosamente sobreviven como el monitor a pesar de lo que quiso Grau.

      Imagino que sí, verlo es «de orinarse» y es una de las cosas que me gustaría hacer.

      Saludos

      Eliminar
  6. ¿Por qué tanta hipocresía?
    Si los británicos aun conservan el "Victory" como una reliquia de sus glorias, y aun cuando el barquito en cuestión no fuese local, es bien sabido que desde siempre se han conservado los objetos, emblemas y estandartes capturados al enemigo.
    ¿Por qué habría de hundirse el Huáscar?
    Bien tenido en Chile como prueba de la justa victoria de un país contra otro, que en su perfidia se andaba con tratados secretos con sus amigis del Altiplano y aun intentando alianza con los fariseos de la Pampa, en sus grandilocuentes planes de retomar un papel de relevancia en el Pacífico Sur?

    ¡No señores el Huáscar no se hunde!

    Ni esperen sus mentes nada lúcidas, hacerlo sin esperar punición alguna.

    Búsquense sus glorias militares contra los brasileños que cada día los tiran más hacía el Pacífico, mejoren sus grotescos niveles de corrupción, analfabetismo, superstición y falta de higiene, y creen una economía más performante; para que así vivan tranquilos consigo mismos, y se lleven su casi millón de inmigrados que malviven en un país ajeno, que no los necesita ni quiere.

    Dano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, mi lúcido lector. Pero no creas que no se hundirá. Algún día habrá de hacerlo, digo, nada es eterno.

      Eliminar

Exprésate